martes, 15 de noviembre de 2016

"¿Ladran Sancho? Eso es señal de que cabalgamos

Querido/a amigo/a:

No sé si a ti te pasará también, pero a mí me cuesta un montón relajarme después de volver de un viaje. Me refiero a eso de "aterrizar en casa" y poner a un lado las experiencias vividas (buenas y menos buenas) después de un viaje "movidito" como el que he hecho en esta semana. 

Sí, eso es precisamente lo que estoy experimentando hoy cuando, como en casi todos los Shabats, trato de "cerrar el grifo" para concentrarme en lo que debo o no hacer en este precioso día, día que el Eterno nos da para "renovar las pilas" (y otras muchas cosas más, ¡por supuesto!, ver Éxodo 20:4).

Y esto, ¿a qué viene? Te cuento:

Resulta que, después de una intensa e interminable preparación debido a lo sensible e importante que era, el miércoles pasado (09.11.16) y en la preciosa ciudad de Vitoria  se llevó a cabo en el Palacio Villasuso el tan ansiado acto de la ASOCIACIÓN CULTURAL EUSKADI ISRAEL (ACEI) que con tanto cariño y esfuerzo había preparado su fundador, mi querido y estimado incansable Sr. Don Laurence Franks (toda una personalidad dentro y fuera de la Comunidad Judía) ...

Rodeados de altas medidas de seguridad, al Acto asistieron el Sr. Embajador de Israel,  el Sr. Presidente del PNV y otros políticos, partidos, autoridades , empresarios, medios  de comunicación y público en general ...

Siendo la ciudad de Vitoria el epicentro de la famosa historia de los vasco-judíos -con su famoso cementerio JUDIZMENDI-que ocurrió allá por el año 1492 (*), el Sr. Franks creyó conveniente hacer la primera exposición en esa ciudad para pasar después a Bilbao y San Sebastián. 

Esta exposición, a la que se le ha llamado "LOS TRECE PILARES DEL HOLOCAUSTO", ha sido traducida del catalán al euskera y al castellano. Se pudo llevar a cabo gracias a la colaboración económica de los tres ayuntamientos del País Vasco y, ¡cómo no!, también a la de docenas de amigos de Israel dentro y fuera del mundo evangélico que, al poner esos "granitos de arena" (del que ahora sabe toda la Comunidad Hebrea) haciendo acto de presencia a la cena de gala que se sirvió en el hotel Canciller, ayudaron con los gastos correspondientes ...

Créeme, ¡qué impresionante fue estar allí en plan Ruth (ver cap. 1:16,17) y ver a tantos amigos de Israel incondicionales apoyando con un servidor a la Noemí del Siglo XXI diciéndole:"No estás sola" y mostrándole, además, nuestro amor y agradecimiento de una manera práctica por tanto que hemos recibido de ella en medio tanto rechazo e ignorancia a través de los siglos (ver artículo en mi Blog titulado:

Algunas de las muchas cosas que hemos recibido de Israel.

< shalomsefarad.blogspot.com.es >

Pero no todo fue "color de rosas". Antes, durante y después de la conferencia apareció un grupo de ignorantes que se manifestaron ante las puertas del recinto expresando con gritos y pancartas su repulsa al Estado "asesino Israel" tal y como podéis ver y oír en el vidio-clip que os adjunto:

(https://www.youtube.com/watch?v=cGADZ1WZDO0&feature=youtu.be).  

En fin, "¿Ladran?", le dijo don Quijote a su escudero, "Eso, amigo Sancho (o mejor dicho, "Chancho", no olvidando que esa novela la escribió Cervantes codificada) es señal de que cabalgamos"...

Y así será viendo al mismo tiempo cómo el Eterno sigue cumpliendo sus promesas de Redención y Salvación, teniendo como punto de referencia a ese pueblo (el Suyo) al que no han podido, ni podrán hundir jamás por mucho que lo intenten, pues así está escrito... Es más, ¡pobre del individuo o de la nación que vaya en contra o lo dañe.!  Ver Génesis 12:1-3.

Y digo yo: ¿por qué no les da por manif estarse pensando en Rusia, Siria, Irán, Irak, ISIS, Afganistán, Yemen, Libia, etc., etc.? ¿Por qué ese silencio hacia ellos? ¿Dónde están las manifestaciones, la prensa y los medios informativos en esos casos? ¿Por qué ese mudismo y falta de información clara y sana en esos casos?

Amigo/a,  ¿Habrá alguien que les explique y les haga comprender lo equivocados que están y qué es lo que realmente quiere satanás? ¿No ves que ahí hay "gato encerrado"? 

Y el resto de los "creyentes" que leen la Biblia, oran y van al culto con ella bajo el brazo, ¿dónde están? ¿Querrán ver y aprender de qué se trata realmente?

Bien, no te/os canso más. Esto es todo por hoy. Como siempre, quedo a tu entera disposición. 

Si quieres, pasa a tus amigos y contactos lo que te mando; hazlo con toda libertad, pero citando la procedencia, ¿vale?

Abrazos de los de siempre y shalom, shalom (la PAZ del Eterno y no la de la ONU - Números 6:24-26; Juan 14:27; Gálatas 5:22; etc.) 

Samuel del Coso Román 
(Fundador y director de: TOLEDO Centro Mundial de los Anusim /cripto-judíos o marranos sefarditas) 

Email:<shalomsefarad@shalomsefarad.com> 

Tl+34.659.682031 (WhatsApp) 
TOLEDO (Sefarad - España)

_____________________

(*) Hace tiempo se editó un librito/novela en el que la autora describe lo que pasó en Vitoria allá por el año 1492 ..

En aquella ciudad había un pequeño barrio donde vivían tres buenos amigos llamados Juan, Fernando e Isaac...

La historia comienza cuando los tres amigos están jugando y riendo en la cima de un monte. Cuando los tres vuelven a casa ven en el tejado a Francisco de Toledo, un muchacho del barrio, mirando por el chimenea. Cuando, al verlos llegar salió corriendo insultó a Juan llamándole "Judío". Asombrados por lo que acaban de presenciar, los tres amigos se fueron a sus casas respectivas ...

Cuando Juan entró en su casa le contó lo sucedido a su madre, la cual se puso muy pálida...

Su padre le bajó rápidamente al almacén de la tienda y allí le explicó que toda la familia era judía pero que lo mantenían en secreto por miedo. Juan no pudo creerlo y se fue a reposar.

El domingo de Pascua, fiesta grande para los judíos, la casa de Juan relucía, todo estaba limpio y ordenado, y sobre todo el almacén. Lo que antes eran viejas estanterías ahora es una mesa cubierta de mantos, con hermosos candiles y la mesa puesta. Esa noche fue mucha gente a su casa a celebrar la fiesta. Rezaban a su Dios y bebían vino....

Aquella fue una noche muy especial para Juan. Todo estaba bien pero de repente se oyeron fuertes golpes en la puerta. Eran Francisco de Toledo y su madre que traían un poco de anguila, alimento prohibido para los judíos. La madre de Juan se puso muy pálida y él, para salir del apuro, se comió la anguila a pesar de "pecar" ...

Juan, desde aquél día, vivía con un miedo tremendo. No se atrevía a salir con sus amigos por si acaso se ponía malo. Un día en el monte se puso a llorar. Sus dos amigos subieron donde él estaba y le preguntaron qué era lo que lo ocurría. Entonces Juan les reveló su secreto: él era judío. Los dos amigos intentaron consolarle aunque a Fernando éso no se le daba muy bien ..

Cuando se hubo calmado la cosa y Juan se había tranquilizado, vieron a dos personas entre los arbustos. Se subieron a una encina a mirar y vieron a un hombre y una mujer juntos. El hombre era un famoso cristiano de la zona y la mujer era judía ...

Los tres se impresionaron pero decidieron mantener en secreto lo que habían visto. Entonces Juan les contó una historia sobre un judío y una cristiana ...

Al regresar a Vitoria, oyeron al pregonero anunciando el famoso Edicto de los Reyes Católicos que obligaba a todos los judíos a abandonar el país ...

Muchos fueron los que cambiaron de religión. Incluso en la casa de Rubén, un joven aprendiz de médico. Todos, excepto él, se cambiaron de religión para no tener que abandonar su casa o su país ...

Rubén se escapó y se ocultó en los montes. Como no volvía, los tres amigos le buscaron y cuando le encontraron, apenas tenía fuerzas para moverse pues había caído enfermo ...

Más tarde descubrieron que tenía granos bajo los brazos .. Fue el principio de un brote de peste que acabó con su vida y con las de muchas más, incluida la de la madre de Juan ...

El día del entierro, por la noche, el padre de Juan le llamó para hacer lo que los judíos hacen en esos casos: ir al cementerio para desenterrar al muerto y enterrarlo en el monte de los judíos ...

Cuando la estaban desenterrando, nuevamente Juan vio que había alguien entre los arbustos. Era Francisco de Toledo que echó a correr hacia la ciudad ...

Juan le siguió corriendo todo lo que podía pero no le alcanzaba. De repente, alguien salió corriendo y se le tiró encima, le ató las manos y le tapó la boca. Entonces Juan se dió cuenta que  Francisco bien pudiera sospechar algo ...

Pensaron entonces que Isaac les podría ayudar y fueron a verle porque solía ir a recoger flores al monte muy temprano. Allí le contaron lo sucedido ...

Pasaron unos días y cuando Isaac fue a
buscar a Francisco, éste no tenía fuerzas ni para moverse, tenía la peste ... Cuando su madre se enteró confesó que le había mandado ella misma a expiar a sus vecinos ... Francisco murió a los pocos días víctima de la peste ..

El plazo del edicto de expulsión de los Reyes Católicos llegó sin ninguna rectificación y los judíos se vieron obligados a marcharse del país ...

Durante los días anteriores al viaje, los judíos trataron de  cambiar sus bienes por algo que se pudieran llevar consigo pero nadie les ayudó ...

El día antes de la marcha, Isaac y su padre fueron a despedirse de su madre a Judizmendi (el monte de los judíos) y cuando volvían a Vitoria vieron un incendio en su barrio. No intentaron salvar su casa puesto que no la íban a necesitar más.

El día de la marcha fueron muchos los cristianos que acudieron a despedir a los judíos, entre ellos Juan que se había convertido al cristianismo como también lo hizo Fernando ... 

Al final y antes de salir de Vitoria, los judíos pidieron un último favor: que respetaran y no tocaran el monte Judizmendi, lugar donde tenían enterrados a sus muertos. El pueblo cristiano les hizo esa promesa, promesa que nunca se ha roto hasta nuestros días....
________________

Nota: Este librito/ novela (El tiempo y la promesa) se puede mandar contra reembolso a quien la pida ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario