sábado, 14 de enero de 2017

A los "lobos" se le ven las orejas

¿Qué hay detrás de la reunión del Papa con el presidente palestino?

por Andrea Gagliarducci

Original article (English)

http://flip.it/ujKJ2M de Flipboard.

11.01.18

La audiencia privada del Papa Francisco con el presidente palestino, Mahmoud Abbas, este 14 de enero será un delicado momento diplomático para la Santa Sede.

Mahmud Abbas se dirige a Roma para inaugurar la nueva embajada palestina en la Santa Sede, un año después de que el acuerdo entre la Santa Sede y Palestina entró en vigor y oficializó el reconocimiento de la Santa Sede al Estado de Palestina.

Esta visita demostrará cómo la diplomacia vaticana es capaz de caminar una línea delgada. La Santa Sede está en diálogo con Palestina e Israel. Ha sido criticada por el Estado israelí por el reconocimiento del Estado de Palestina que formaba parte del acuerdo global.

Sin embargo, sería erróneo pensar que la posición de la Santa Sede está desequilibrada. En una reciente reunión conjunta católico-judía, la Santa Sede apoyó un documento final que criticó implícitamente una resolución de la UNESCO que no llamó a su nombre hebreo algunos de los lugares más sagrados de Jerusalén, como el Monte del Templo.

En la raíz de la cuestión, la Santa Sede no toma oficialmente ninguna postura para una parte u otra. Más bien, mira atentamente a los acontecimientos en Tierra Santa y aboga por una solución pacífica del conflicto.

Sin embargo, en su discurso pronunciado ante el cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede el pasado 9 de enero, el Papa subrayó que la Santa Sede ha renovado su llamamiento urgente para que se reanude el diálogo entre israelíes y palestinos hacia "una solución estable y duradera que garantice la coexistencia pacífica de dos estados dentro de fronteras reconocidas internacionalmente ".

"Ningún conflicto puede convertirse en un hábito imposible de romper. Israelíes y palestinos necesitan paz", dijo el Papa. "¡Todo Oriente Medio necesita urgentemente paz!"

El presidente palestino Mahmoud Abbas anunció su próxima visita a Roma en un mensaje entregado a los palestinos el 24 de diciembre, Nochebuena.

En el mensaje, Abbas subrayó que la reunión con el Papa Francisco se centrará en "el avance de la justicia y la paz en la región, así como el fomento del diálogo interreligioso hacia una mayor comprensión y respeto".

El presidente palestino también dijo que él y el Papa reiterarán "nuestra fuerte posición de que ningún Libro Sagrado debe ser usado como excusa o justificar el compromiso de cualquier tipo de crímenes o violaciones". Otro de los temas principales de la reunión será "el histórico acuerdo entre el Estado de Palestina y la Santa Sede como ejemplo para el resto de la región sobre cómo fortalecer la presencia de los cristianos y sus instituciones".

"Los cristianos son la sal de esta tierra, y no concebimos un Oriente Medio sin sus cristianos indígenas", dijo Abbas. "Seguiremos cooperando con los jefes de las iglesias en Jerusalén, que son parte de Palestina y su pueblo, para avanzar en estos objetivos mutuos".

El acuerdo entre la Santa Sede y Palestina se firmó el 26 de junio de 2015 y entró en vigor el 1 de enero. El acuerdo, en 32 artículos, reconoce la libertad religiosa en Palestina y describe los derechos y obligaciones de la Iglesia, sus agencias y su personal en el territorio. El acuerdo también apoyó la solución de dos estados para el conflicto israelí-palestino.

Cuando el acuerdo fue anunciado oficialmente, el Ministerio de Relaciones Exteriores israelí consideró que el tratado era un "paso precipitado" que daña las perspectivas de avanzar un acuerdo de paz y daña el esfuerzo internacional para convencer a la Autoridad Palestina de volver a negociar directamente con Israel. "Hizo hincapié en su punto de vista de que las disposiciones del acuerdo" no tienen en cuenta los intereses esenciales de Israel y el estatus histórico especial del pueblo judío en Jerusalén ".

La resolución, presentada por los palestinos y seis países musulmanes, protesta contra las acciones de Israel en y alrededor del Monte del Templo y contra los musulmanes que rezan o buscando orar allí.

Sin embargo, ninguno de los lugares involucrados fue nombrado con su nombre hebreo. El Monte del Templo se llama "al-Haram al-Sharif", que significa "Santuario Noble", mientras que la Plaza del Muro Occidental está entre comillas, e indica su nombre como "Plaza Al Buraq".

La resolución no trajo ningún comentario del Vaticano. Como una fuente dentro de la diplomacia de la Santa Sede explicó a la CNA, "la Santa Sede no entra en una cuestión política", como los planteados por la resolución, que fue titulado significativamente "Palestina ocupada".

Una simple lectura de la resolución indica que era principalmente política. El texto nunca consideró la cuestión de si el Muro Occidental es o no es un lugar sagrado para los judíos. Más bien, se centró en dos cuestiones específicas: el hecho de que los judíos ortodoxos siempre más a menudo van a la Explanada del Templo, no sólo al Muro Occidental, reclamando su derecho a orar en el Monte del Templo, y cómo las autoridades israelíes gestionan las excavaciones e infraestructuras en la zona del Monte del Templo.

Sin embargo, el hecho de que la resolución sólo usara nombres árabes es desconcertante, ya que la resolución afirma "la importancia de la Ciudad Vieja de Jerusalén y sus muros para las tres religiones monoteístas, afirmando también que nada en la decisión actual que tiene como meta, entre otras cosas, la salvaguardia del patrimonio cultural de Palestina y el carácter distintivo de Jerusalén oriental afectara en modo alguno a las resoluciones y decisiones pertinentes del Consejo de Seguridad y de las Naciones Unidas sobre el estatuto jurídico de Palestina y Jerusalén ".

Aunque la Santa Sede, prudentemente, no adopta una postura oficial sobre esa cuestión, su posición podría verse en un documento del 30 de noviembre de 2016 firmado por el Gran Rabinato de Israel y la Santa Sede. El documento fue emitido al término de una reunión de 2 días de la Comisión de Trabajo Permanente Bilateral compuesta por el Rabinato Principal y la Comisión de la Santa Sede para las relaciones religiosas con el judaísmo.

Las dos partes se han reunido regularmente desde 2002. Las delegaciones están limitadas a seis o siete miembros.

Las reuniones se interrumpieron sólo en 2009, tras el levantamiento de la excomunión del Obispo Richard Williamson (Lefebvrista) que también había hecho comentarios antisemitas. Éste fue un caso aislado. Después de una aclaración, se restableció el calendario de las reuniones.

La última reunión de la comisión tuvo lugar del 28 al 30 de noviembre. El último punto de la declaración conjunta destacó: "...en la discusión sobre temas actuales se afirmó el principio del respeto universal por los lugares sagrados de cada religión, y se hizo nota de los intentos de negar el apego histórico del pueblo judío a su sitio más sagrado. La comisión bilateral advirtió enérgicamente contra la negación política y polémica de la historia bíblica e instó a todas las naciones y religiones a respetar este vínculo religioso histórico ".

Aunque la referencia no era explícita, estaba claro que el documento se refería supuestamente a la resolución de la UNESCO.

De esta manera, la diplomacia de la Santa Sede mantuvo una posición equilibrada. Pero en términos de las relaciones entre israelíes y palestinos, la diplomacia es siempre una "fina aguja para el hilo".

Éste es el trasfondo diplomático de la visita de Mahmoud Abbas al Papa Francisco. Cualquier comentario, y cualquier movimiento del estado palestino, será pesado con Israel. La Santa Sede permanecerá en el centro, abogando por la paz, como siempre ha hecho.
_______________

No hay comentarios:

Publicar un comentario