domingo, 27 de diciembre de 2015

Navidad: Dime: ¿podría ser ésta la última NAVIDAD que vas a celebrar


Querido/a amigo/a,

Antes de seguir más adelante, pemíteme decirte que cuando hablo de cristianismo hablo de ese montaje que, con el permiso del Eterno, claro está, fue sugiendo al margen de Israel y que terminó reemplazándola oficialmente en el año 325 d.C... Ese cristianismo sin Cristo que, hasta la fecha, se ha impuesto a glpe de espada (la cruz al revés).... Hablo de ese paquete en el que se encuentran, entre otras: la Iglesia Católica Romana, la Ortodoxa, la Copta, la Armenia, las Protestantes con todas sus ramas (la Luterana, la Reformada, la Anglicana, la Calvinista, la Metodista, la de los Hermanos abiertos o cerrados, la de los Bautistas, las Pentecostales etc., etc.),. la de los Testigos de Jehová y un sin fin de otras más que pretenden ser  “la verdadera”...

¿Te imaginas lo difícil que es para Israel entender qué quieres decir cuando te presentas como o dices ser cristiano?

¿Y qué me dices si le hablas de ese Jesus “a la carta”?.... ¿Te imaginas lo  que piensa de ese cristianismo que la ha perseguido desde que nació hasta nuestos días? Sí, digo hasta el mismo día de hoy aunque te parezca extraño pero, ese tema lo dejaremos para otro día...

Ten en cuenta que no todos los grupos que se llaman o etiquetan “cristianos” (como es el caso de los Testigos de jehová), celebran la Navidad y, si lo hacen, no la festejan en el mismo día o de la misma manera.... ¡Qué lío!, ¿verdad?

De ahí que un servidor no quiera usar la terminología cristiana. Si la empleo o no, depende de la persona o público a quién esté hablando o escribiendo porque, al final de todo, lo que más deseo con todo mi corazón es que entiendan lo más cláramente posible el mensaje de Redención y Salvación que les quiero transmitir. ¡Ojo!, no religión ...

Este año, la de Janucá, la fiesta hebrea “la de las luces ó la de la dedicación” como el alumno de Yeshuah (Jesús) llamado Yohanan (Juan) nos la presenta en su evangelio capítulo 10:22), no ha coincidido con la Navidad como coincidieron en el 1902, 1940, 1978 volviendo a coincidir en el 2027, 2073, etc.

En realidad, estamos hablando de dos cosas totalmente diferentes. ¿Que por qué? Pues, porque allá por los años 325 de la era cristiana y en su empeño por separar lo uno de lo otro, Constantino y sus "muy inteligentes y eficaces consejeros" buscaron la forma en el Concilio de Nicea para que ninguna fiesta cristiana coincidiera con las judías.

El paladín y padrino de la "oficialmente" inaugurada Cristiandad Romana lo dejó bien claro y, con los más de 300 obispos allí reunidos con él (todos gentiles), creó/crearon ese edicto que lo prohibía tajantemente bajo pena de muerte. Entre otras cosas, decía así:

"Nos ha parecido a todos que sería indigno guardar esta tradición -de la más alta solemnidad - siguiendo la costumbre de aquellos judíos inmundos y miserables quienes, habiendo manchado sus manos con tan horrible crimen, están además totalmente ciegos en sus mentes, rechazando todas estas prácticas de ese pueblo... No tengamos nada en común con esa chusma de judíos, ni compartamos costumbres nirelaciones con aquellos parricidas, asesinos de nuestro Señor y perjurios judíos...".

Así se explicaba el que oficializó el cristianismo para reemplazar a Israel. Desde entonces y a estas fechas, así siguen las cosas.

No obstante, TODAS las formas del cristianismo la siguen celebrando estando o no conscientes de ello, repito, excepto los Testigos de Jehová ..

Todos los que han reemplazado oficialmente a Israel por eso “de matar al mismo Dios en persona” son los que han enseñado y mandado observar las nuevas fiestas que impuso Constantino "a punta de espada", aquellas que, al final, son todo menos las de YHVH (ver Lev. 23).

Como a mí me ocurrió entonces, hoy hay miles de creyentes en todo "el cristendom" que no saben cuáles son esas fiestas y sin embargo, sí saben y festejan las del calendario gregoriano, sobre todo las de sus pueblos. ¡Qué curioso!, ¿no es cierto? Pero, así es y tú metido ahí dentro (?) ..

Durante estas últimas semanas me han estado llegando cartas, E-mails y WhatsAps en las que me preguntan y piden información sobre la Navidad y la fiesta de Janucá. Casi siempre las preguntas son: ¿Nació Jesús en Navidad?, ¿La celebraron los apóstoles?, ¿Es bíblico observarla?, ¿Es una fiesta pagana o es judía?, ¿Qué es Janucá?, ¿Las celebras tú?

Ya ves, otra vez las mismas preguntas de siempre aunque, los que las hacen, cada día son más mostrando así la mucha inquietud e interés que existe por describir lo verdadero, lo que realmente es ...

Muchos creyentes sinceros - aquellos que están atrapados por esa religión cristiana que vive y actúa "fuera de madre", esos que buscan la verdad porque quieren hacer las cosas "como Dios quiere y manda", que están cansados de fórmulas, de emociones baratas, de ofertas celestiales - se preguntan y piden respuestas claras y sencillas, porque tal vez y sin saberlo, están metidos en este momento profético que se caracteriza por "la remoción y restauración de todo lo que se ha estado edificando sobre la arena" durante esos 1.675 años - más o menos - que tiene el cristianismo suplantador.

Entonces, ¿qué hacer o qué no hacer?

Creo y estoy seguro de ello que la respuesta está en volver a "las viejas sendas, sí, pero sobre todo, AL CAMINO o RAÍZ (Yohanan/ Juan 14:6) sin olvidar en esta esta situación de caos, de confusión terminológica, social, etc., a aquella otra cuando el escritor de la carta a los hebreos escribió advirtiéndoles:

"Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los Cielos. La voz del cual conmovió entonces la Tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la Tierra, sino
también el cielo. Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles. Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a YHVH agradándole con temor y reverencia; porque nuestro Elohim YHVH (Dios) es fuego consumidor..." (Hebreos 12:25-29).

Tal vez me preguntes: Samuel, ¿son estas palabras aplicables para nosotros en el día de hoy, cuando hay más cristianos que creen que han sido injertados en un árbol de navidad que cristianos conscientes de injertados en el buen Olivo? Porsuesto que lo son, desgraciadamente así es. Como también sé que estamos viviendo en medio de ese terremoto que Dios mismo está causando – no Satanás - para que todo lo que no esté edificado sobre LA ROCA se caiga y dé lugar al REINO "preparado para vosotros desde la fundación del mundo" (Mateo 25:34). Por "vosotros" quiero decir, para empezar, lo que Shaúl dejó bien claro: TODO ISRAEL. Me refiero a las doce tribus restauradas física- y espiritualmente hablando y para terminar todos los ex-gentiles que han sido lavados con la sangre del Cordero, aquellos que han decidido agarrarse e irse con la vieja Noemí a Bet Lejem (Belén, la casa del PAN DE VIDA), para terminar en Yerushalayim, llevando incluso una cruz a cuestas. Son aquellos que han aceptado a "su Benefactor y Redentor David " como Salvador personal y que quieren, vivir para Él, guardar Sus mandamientos descritos en la Torá (Ley de YHVH) y darlos a conocer ...

Como tantos otros años, todo el mundo cristiano está haciendo los preparativos con el fin de meterse de lleno dentro de las próximas fiestas paganas (Navidad, con su "Papá Noel" noruego, inglés o americano; Noche Vieja, con las doce uvas de la suerte al tocar las doce campanadas y su "misa del gallo"; Año Nuevo con todas las esperanzas puestas en el nuevo "superman" del siglo XXI (me refiero a Mr. Trump Rajoy, Albert Rivera, etc. y, ¡como no!, la tan ansiada noche de los Reyes Magos cargados de regalos para todos los niños privilegiados del mundo cristiano).

La verdad es que todos, absolutamente todos, querremos  ser felices en estas fechas, ¿y por qué no? Por eso, conscientes o inconscientes, esperamos a que las cosas cambien para mejor, a que Israel “siga cediendo” bajo la opresión mundial para que , por fin, esa ansiada paz que tanto se retrasa y anhelamos, llegue una vez y por todas.

Por eso, unos se reunirán alrededor de "un belén", otros alrededor de
"un árbol de navidad", otros viajando al Caribe, Tailandia o a Israel y otros, emborrachándose o inyectándose la droga que les hará olvidar o recordar eso que tanto odian o desean ...

Y mientras que las calles, escaparates y ventanas de todo el mundo cristiano vuelven a brillar y vestir de luces y de falsa nieve rodeados de la música procedentes de los famosos villancicos, la famosa canción "Noche de paz, noche de amor" o la de "Venid fieles todos a Belén marchemos triunfantes de gozo y henchidos de amor" y otras por el estilo, Israel tendrá que preguntarse - una vez más - quién lo canta con el corazón y quién con la cabeza. Porque la realidad sigue siendo la misma de hace ya unos 2.000 años: Jesús NO NACIO EN NAVIDAD (pero sí engendrado) y ella (Israel) continúa sola, abandonada y presionada por todos aquellos que esperan que llegue el día cuando dejen de ser "testarudos y arrogantes" para reconocer y entregarse a su versión de Jesús y cristianismo ya que, tan pronto lo hagan- dicen ellos - Cristo vendría a "recoger a su querida y amada Iglesia".

De paso, permíteme que te haga una pregunta: ¿Es Jesús judío, cristiano o palestino? Arafat, el mentiroso, decía que era como él, palestino (el sinvergüenza nació en Egipto) ...

¿Te acuerdas de Aznar cuando fué a Belén a celebrar la misa del gallo con él diciendo, entre otras cosas que Jesús era palestino y no judío?

Este año se pensaba que sería el “bum” en cuanto a turismo cristiano católico se refiere pero, en vez de eso, el cristianismo se ha topado con el boicot impuesto por los palestinos a Belén y Nazaret debido a la "diabólica" idea de Trump (la de declarar a Yerushalayim la capital de Israel. Y es que eso retrasará que  surja el Orden Nuevo Orden Mundial con capital en Jerusalem, tal y como ya está decidido, se espera y desea!... ¿Sorpresa?

Aunque te parezca increíble, ese es el punto más sensible, controversial y trascendental que hoy se está discutiendo poniéndonos a todos "entre la espada y la pared" pues el momento ha llegado cuando tendremos que decidir “ir a Roma o, por lo contrario, a Jerusalen”....

A estas alturas sabemos que no pasará mucho tiempo cuando el mundo "cristiano" (uno y otro), dirigido por la ONU, el Islam y todas las fuerzas del mal, querrá implantar su paz, una vez por todas.

Entonces, yo me pregunto: ¿Podría ser esta la última Navidad antes de que eso ocurra? Aunque nos cueste trabajo creerlo, si no es esta, la que va a ser está "a la vuelta de la esquina", cosa que no es difícil comprenderlo viendo como está
"el patio" (Salmo 83, Zacarías 8 - 14).

Si queréis leer varios artículos referente a la fiesta de Janucá, la Navidad y - ¡como no! - su ya muy famoso y querido "arbolito", pídemelos y te los mandaré lo antes posible o échale una ojeadita a mi blog (*).

Aunque algunos apuntes están escritos desde una perspectiva evangélica y otros desde el marco de hebreo, estoy convencido de que, a la hora de reflexionar, te ayudarán a volver a las "raíces que se encuentran en las escrituras hebraicas" Repito, ¿serán esas las viejas sendas o CAMINO en las que se nos recomienda andar? (Éxodo. 32:8; Jeremías 6:16).

En esta situación tan especial, privilegiada y al mismo tiempo tan responsable, pidamos a YHVH que nos siga ayudando a despojarnos de todo aquello que nos estorbe - como son las fiestas paganas - a la hora de correr la carrera que tenemos por delante! Sólo así podremos entregar de vuelta y al final de la carrera de relevos, la antorcha que es LA LUZ DEL MUNDO.

Qué en estas fiestas de Janucá y Navidad que se van a celebrar, recordemos, entre otras cosas que:

1. Esa LUZ (la que alumbra al mundo) se encarnó poniéndose en la matriz de Miriam para salir “a la luz” nueve meses después como cualquier otros bebé,

2. Que debemos mantener las lámparas encendidas "con aceite del bueno" para que no se nos apaguen al estar expuestas a tantos "aires que están soplando" y así, alumbrar de tal manera para que "los hombres vean nuestras obras buenas y glorifiquen a Aba (el Padre) que está en los cielos" y

3. Seguir siendo lámparas o candiles que brillen en este mundo de tinieblas en el que nos ha tocado vivir sin dejar de anunciar, repito, la buenas nuevas de Redención y Salvación...

Por ahora, nada más; estoy seguro que YHVH, a través de su Ruaj Ha Kodesh (el Espíritu del Santo) te ayudará a saber qué hacer y qué no hacer, qué celebrar o qué no celebrar.

Por experiencia sé que no es fácil tomar decisiones drásticas y radicales, pero también sé que no hay cosa que me produzca más gozo que esta: querer hacer Su voluntad en cada momento de mi vida.

Entonces: ¿podría ser ésta la última NAVIDAD que vas a celebrar? Bueno, eso depende de ti amigo/a.

Tengo una idea, ¿por qué no proclamamos juntos en esta generación en la que nos ha tocado vivir lo que Zacarías gritó en la suya?:

"Bendito sea YHVH el Dios de Israel, que ha visitado y redimido a Su pueblo y nos levantó un poderoso Salvador en la casa de David Su siervo como habló por boca de sus santos profetas que fueron
desde el principio; salvación de nuestros enemigos, y de la mano de todos los que nos aborrecieron; para hacer misericordia con nuestros padres, y acordarse de su santo pacto; del juramento que hizo a
Abraham nuestro padre, que nos había de conceder que, librados de nuestros enemigos sin temor le serviríamos en santidad y en justicia delante de Él, todos nuestros días" (Lucas 1:68-75).

Y esto es todo hoy por hoy, queridísimo amigo ... 

Repito, te aconsejo  que eches una miradita a mi blog (*). Allí encontrarás un buen surtido de apuntes y otros artículos muy variados.

Por favor, si los pasas a otras personas, no te olvides de mencionar la procedencia; gracias.

Como siempre, un fuerte abrazo, un cordial SHALOM, y ¡ADELANTE!, ¡SIEMPRE ADELANTE! a la hora de hacer lo que el Eterno quiere que hagas allí donde Él te ha puesto para servirle  (Ester 3:8-9; 4:13-14; 8:6): Anunciar LAS BUENAS NUEVAS DE RECONCILIACIÓN, REDENCIÓN Y SALVACIÓN, y amar al prójimo hasta que ese Mesías tan esperado venga para establecer su REINO DE PAZ (no el de la ONU), tal y como está escrito en las Sagradas Escrituras.

Un abrazo y ¡hasta siempre!

Samuel del Coso Román

(Presidente y director de, TOLEDO/Centro Mundial de los Anusim o Cripto-Judíos Sefarditas; lee Abdías 20, 21.)

(*) Blog: shalomsefarad.blogspot.com.es

Tel. y WhatsApp: + 34.659.682031


No hay comentarios:

Publicar un comentario